Septiembre es el Mes Nacional de Concientización sobre la Prevención del Suicidio

Los pensamientos suicidas, al igual que las condiciones de salud mental, pueden afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, sexo o antecedentes. De hecho, el suicidio a menudo es el resultado de una condición de salud mental no tratada. Los pensamientos suicidas, aunque son comunes, no deben considerarse normales y, a menudo, indican problemas más graves.

Cada año, miles de personas mueren por suicidio, dejando atrás a sus amigos y familiares para navegar la tragedia de la pérdida. En muchos casos, los amigos y las familias afectados por una pérdida por suicidio (a menudo llamados «supervivientes de una pérdida por suicidio») quedan en la oscuridad. Con demasiada frecuencia, los sentimientos de vergüenza y estigma les impiden hablar abiertamente.

Septiembre es el Mes Nacional de Concientización sobre la Prevención del Suicidio, un momento para compartir recursos y arrojar luz sobre este tema altamente tabú y estigmatizado. Usamos este mes para crear conciencia y asegurarnos de que las personas, los amigos y las familias tengan acceso a los recursos que necesitan para hablar sobre la prevención del suicidio. Cualquier conversación o pensamiento suicida siempre debe tomarse en serio. La mayoría de las personas que intentan suicidarse han dado alguna advertencia, pero no siempre es así. Siga leyendo para conocer las señales de advertencia y los consejos para afrontar una crisis de salud mental. No dude en pedir ayuda si usted o alguien que conoce está pensando en suicidarse.

USTED NO ESTÁ SOLO.

Si usted o alguien que conoce está en crisis o tiene pensamientos difíciles o suicidas, llame al 911 o a la Línea Nacional de Suicidio al
1-800-273-8255 inmediatamente.

Fuente: NAMI.org